Menú de navegació

Cambiar el idioma de navegación:
Estás en:
Historia

S. X-XVII

 

De la historia de Viladecans anterior al siglo X sabemos bien poco; de hecho sólo sospechamos que su origen puede estar en una villa agrícola romana del siglo I, en lugar donde hoy se encuentra la Ermita de Salas, también se han hallado restos pre-romanos en la montaña de San Ramón.

 

El topónimo "Viladecans" es difícil de datar. Se sabe que hacia el año 1000 aparece un lugar denominado "canis vallis" que parece referirse a aquello que más tarde será la "Villa de Canibus", dependiente eclesiásticamente de Sant Climent de Llobregat, y que posteriormente dará lugar al "Lugar de San Joan de Viladecans".

 

El año 1010 estas tierras eran propiedad del Monasterio de Sant Cugat del Vallés. En el año 1148 es denominado Villa de Canes, y tiene una pequeña agrupación de casas que el Conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, hipotecó al Obispo de Barcelona para pagar los gastos de la conquista de Tortosa. Durante el reinado de Jaime I, siglo XIII, el pueblo pasó por las manos de diferentes señores, pero no será hasta el 1 de abril de 1265 cuando se hace la donación definitiva a favor de Guillem Burgues y sus descendientes. Los pueblos de Gavà y Viladecans pasaron a ser propiedad de la familia Burgues, ilustre familia, la cual los tuvo durante tres siglos.

 

No se tienen más noticias hasta el 1562 en qué Enric de Agullana vende el lugar de Viladecans y la Torre Burguesa a Hug Joan Fivaller de Palou, señor de la Baronía de l’Eramprunyà. El 1652, el señorío de Viladecans pasará a poder de los Varones de Sant Vicenç dels Horts



S. XVIII

 

En el siglo XVIII se sucederá la independencia parroquial, a partir del 1746 formará parroquia única: será la parroquia del Lugar de Sant Joan de Villa de Canes, aunque la organización municipal existía desde hacía mucho tiempo pero no tenemos documentos referentes a su inicio.



S. XIX

 

Durante el siglo XIX, se colonizará la zona del delta de Viladecans. Se cultivan nuevas tierras apareciendo nuevos topónimos como "les Filipinas", "les Àfriques", eran zonas insalubres donde aparecieron brotes de paludismo o fiebres tifoideas hasta finales de siglo.

 

S. XX y actualidad

 

Durante el siglo XX, la característica principal de Viladecans ha sido su explosivo crecimiento demográfico, así como la transformación de las actividades económicas.

 

De ser un pueblo básicamente agrícola ha pasado a ser un pueblo fundamentalmente industrial.

 

La industrialización es tardía y no es hasta bien entrado el siglo XX que se desarrolla. Los hechos más importantes son: el establecimiento en Gavà, el año 1920, de la factoría "Roca-Radiadores", que pronto se expande hacia terrenos de Viladecans; y la instalación el 1925 de la fábrica de "Levadura Prensada, S.A.".

 

Actualmente predominan la metalurgia, la alimentación, la química y también industrias relacionadas con el transporte y la construcción.

 

El paso de los años ha dejado en Viladecans un patrimonio histórico-artístico importante, como son los siguientes monumentos: La Casa de la Vila, de la familia Modolell, edificio modernista de estilo neogótico de 1892, la Torre del Baró de Viladecans, mansión de los señores feudales del siglo XII; además de los edificios de carácter religioso como la Ermita de Salas, edificada en una villa romana, la Iglesia de Santa Maria de Salas y la Parroquia de Sant Joan Baptista, reconstruida tras la guerra civil.

 

Con la muerte de Franco el noviembre de 1975 volverá la democracia. El primer ayuntamiento democrático será presidido por el Sr. Joan Masgrau del PSUC. En el año 1983 accederá al poder el PSC, el nuevo alcalde será Jaume Montfort que permanecerá como alcalde hasta noviembre de 2005. El cinco de noviembre el Pleno Municipal aceptó la renuncia del Sr. Jaume Montfort y nombró nuevo alcalde al Sr. Carles Ruíz Novella, regidor desde 1987.